Las tentaciones de san Antonio

Las-tentaciones-de-san-Antonio
100 x 130 cm | 2003 | óleo sobre lienzo | Centro Atlántico de Arte Moderno (Las Palmas de Gran Canaria)

En centro de la gran “Domus Aurea”, donde acontecen las representaciones de la cultura occidental, los oficiantes interpretan Las tentanciones de San Antonio:
Veinte años tenía Antonio cuando oyó leer en la iglesia este pasaje: ‘Si quieres ser perfecto, vende tus bienes y reparte entre los pobres el dinero que obtengas de la venta’ y, sin vacilar, inmediatamente vendió toda su hacienda, distribuyó entre los menesterosos el precio obtenido y se retiró al desierto para hacer vida eremítica, teniendo que soportar a lo largo de toda ella innumerables tentaciones de los demonios.
En cierta ocasión, al iniciar su nueva existencia de anacoreta, se vio fuertemente asediado por deseos de fornicación.
Antonio, reencarnado en nuestro tiempo, rechaza la sensualidad del arte clásico. El nuevo dios uniformado le indica el camino a seguir entregándole, al mismo tiempo, la camisa acromática, imprescindible para resistir la sensible tentación.